El ser humano siempre ha estado maravillado por la magia; sin embargo, es un tema de mucha controversia y difícil de comprobar.

El hombre siempre ha buscado respuestas a los enigmas de la vida y no se ha cansado de hacerlo dese el principio de los tiempos.

Hoy en día, en la cúspide de la revolución científica, podemos encontrar muchísimas personas que basan sus vidas en supersticiones y adivinos.

adivina

La magia es un arte de escasa credibilidad, que consiste en alterar las leyes naturales, siendo así consecuentemente un acto en contra de lo natural.

Sin embargo, hay personas que pueden desaparecer en frente de nuestros ojos y aparecer a cincuenta metros  de nuestra posición original.

Sin embargo, todos sabemos que eso no es magia y es simplemente algo que se conoce como ilusionismo.

Aunque todos sabemos que la magia y el ilusionismo son dos cosas muy distintas, si lo vemos fría y objetivamente no lo son y de cierta manera son lo mismo.

Si bien ya dijimos que la magia es el arte  de alterar las leyes naturales y el ilusionismo es crear una ilusión de algo que no está pasando, los dos conceptos, en cierta medida, son lo mismo, ya que para nuestros ojos y mentes, aquellos ilusionistas verdaderamente desaparecen.

Les voy a decir del caso de un ex compañero mío de trabajo, quien pasó de ser un oficinista ingeniero en sistemas, a un mago de primera clase.

Todos sabemos que los días en la oficina pueden llegar a ser bastante monótonos, especialmente en días cuando no tenemos mucho trabajado.

Todo empezó en una temporada navideña más fría y obscura de lo que normalmente pueden ser.

ilusionismo

Los días previos a la navidad, cuando las calles y las casas están decoradas con lucecitas de todos colores y cuando los símbolos de la navidad abundan por toda avenida, tienen un efecto peculiar en las personas.

En las oficinas, en tiempos festivos de este tipo, generalmente las personas quieren estar juntas, especialmente en la segunda parte del día laboral, lo que vendría siendo de tres de la tarde a las seis, cuando uno se va a casa.

En mi oficina ese efecto pasa mucho y debido a que todos nos conocemos muy bien, se rompen todo tipo de barreras y usamos nuestro tiempo libre para platicar.

Sin embargo, cada que esto pasaba, había uno de nosotros, cuyo nombre no mencionaré, que utilizaba estos momentos para ver videos en YouTube compulsivamente, de un tema que para entonces  y hasta la fecha no entendíamos.

Todos, a decir verdad, incluyéndome a mí, lo criticábamos de cierta manera, por no querer estar con nosotros por estar viendo unos insignificantes videos.

Un buen día nos  invito a la sala de juntas para enseñarnos algo que quería que viéramos.

Todos fuimos con curiosidad y nos dijo que nos sentáramos para ver un truco de magia que había desarrollado.

La verdad es que todos estábamos bastante escépticos.

No fue hasta que juntó unos muebles para oficina en una forma de semicírculo cuando de pronto desapareció.

Él no volvió a aparecer hasta el día siguiente, cuando llegamos todos a la oficina y lo vimos estacionando su auto.

Todos estábamos impresionados y le hicimos un millón de preguntas, a las que no contestó y solo nos dijo que iba a renunciar.

Cuando se fue nunca volvimos a saber de él, hasta que lo vimos un día en un programa, en el que trabajaba con el mismísimo Chris Angel, el mago de magos.

¡Quién sabe qué habrá visto tan intensamente en aquellos videos!